Terapias y tratamientos

Podría definir la terapia cómo la búsqueda conjunta entre el terapeuta y la persona que acude a consulta del momento en el que éste último interrumpió el proceso de crecimiento, el proceso de contacto consigo mismo y con el mundo.

Ésto último se puede abordar desde muchas corrientes, con la que más me identifico es con la de la Terapia Gestalt. El abordaje terapéutico desde ésta corriente se hace contando con la persona. La relación se constituye en un mismo nivel de Yo-Tu. Mi tarea es acompañar a los niños y adolescentes en su malestar.

En la Terapia con niños y adolescentes partimos de la base de que los síntomas que nos expresan son manifestaciones externas de malestares o situaciones inconclusas a nivel interno. El objetivo de la terapia es ofrecer recursos y estrategias que le permitan expresar de un modo sano aquello que necesitan

El espacio terapéutico es un lugar donde se brinda la ayuda necesaria y la no ayuda, si eso es lo que se necesita. La terapia es un espacio donde hablar de lo molesto, lo incómodo, lo no dicho, lo actuado. El terapeuta acompaña, guía, cuida sostiene y contiene todo lo que aparece.

La intención no es interpretar ni analizar nada si no de integrar lo que todo lo que hay en el momento presente.  La labor del terapeuta es sólo ayudarle a que se de cuenta, entendiendo que este proceso de una manera integral, darse cuenta con todo el cuerpo. Por eso es importantísima tu parte en el juego.

La familia tiene una importancia vital en el trabajo terapéutico ya que como dice Marina “Para educar a un niños hace falta la tribu entera” juntos podremos abordar y solucionar aquello que tanto te preocupa de tu hijo o de tu hija.

  • La duración de cada sesión de Terapia es de cuarenta y cinco minutos en el caso de las sesiones con los niños o adolescentes y de una hora en el caso de las sesiones de familias,  aunque esto se podría modificar según las necesidades de cada uno. El tiempo que deben permanecer los chicos y chicas en Terapia y la frecuencia es muy variable. Lo normal es acudir una vez por semana o cada quince días.


  • Cada sesión puede ser diferente según lo que puedas estar necesitando en cada momento. En la Terapia Gestalt intentamos que haya un paso a la acción, es decir, que hablaremos sobre lo que  pasa pero también viviremos y experimentaremos todo aquello de lo que estamos hablando.

    En una sesión de terapia cobra especial importancia el vínculo que se establece entre el terapeuta y el chico o chica pero ambos tendrán un papel muy activo.

    La sesión transcurre dentro de un despacho cómodo y agradable en el que además  se reserva la total intimidad hacia lo que se cuenta y lo que le ocurre.

  • La primera entrevista en la que haremos simplemente una aproximación de lo que te pueda estar pasando se hará de manera gratuita. A partir de aquí se podrá establecer el precio de cada sesión que va a depender del tratamiento que considere que puedas necesitar pudiendo oscilar entre los 45 y los 60 euros.